En el principio fue el mar y los manglares: la sal, el fango y los mosquitos. Tijeretas y pelícanos se repartieron el cielo; los cangrejos se enseñorearon de la tierra. Después vinieron las gentes cobrizas, quienes primero me nombraron y se llevaron el nombre con su parcial exterminio. Un puñado de criollos renegados y muchos negros —esclavizados y libertos pancaribeños— fueron haciendo de mis colinas su destino. La ermita fue parte, pero la consagración, muchos años después, fue empeño del capitán Cortijo. Ocurrió 100 años antes de la abolición de la esclavitud: Cangrejos, el primer pueblo fundado por negros.

    CRUSTACEA MUNDI